10 beneficios de la formación online

La sociedad está sujeta a cambios constantes y el mundo de la formación académica no iba a ser para menos. Cada vez son más las personas que apuestan por los estudios online o a distancia, ya que reportan grandes ventajas en contraposición a la formación presencial tradicional. Tanto es así que los cursos presenciales cada vez adaptan más sus materias y metodologías de enseñanza hacia lo online mediante herramientas que amplían su capacidad de docencia.

Pero, ¿cuáles son las ventajas del estudio digital?

Los 10 beneficios principales de la formación online

Aumento de las opciones de elección

Cada vez son más los centros que adaptan sus cursos al modelo digital. En la actualidad la variedad de cursos de especialización, másteres, o postgrados, que puedes estudiar en línea es mucho más amplia que hace unos años y se intuye que la cifra continuará en aumento para los siguientes.

Esto repercute en un aumento de la posibilidad de encontrar un curso que se acople a nuestras necesidades de conocimiento, cosa que no siempre sucede con los cursos de carácter presencial. En especial si tenemos en cuenta que muchas personas se ven obligadas a salir de sus ciudades de nacimiento para poder cursar los estudios elegidos o, desgraciadamente, los que cuentan con menos recursos económicos, tienen que elegir unos estudios diferentes con los que, quizá, tienen menor afinidad.

Sin horarios

Una de las ventajas de los cursos en línea y una de las principales razones por las cuales las personas muestran una mayor preferencia a los cursos online es el hecho de que este tipo de formación les permite la libertad de componer su propio horario. Así, tendrás la capacidad de decidir en qué momento del día o de la noche te pones a trabajar o estudiar en el curso.

Sin ritmo de trabajo

Con la formación online podrás repetir las clases cuantas veces sea necesario o ir más rápido que el resto de alumnos, lo cual beneficia a aquellas personas que llevan un ritmo diferente al de sus compañeros, ya que no estarán sujetos al rendimiento del resto de personas que tomen ese mismo curso. Los plazos de entrega de los cursos online son mucho menos estrictos que los de los presenciales, por lo que podrás avanzar a tu propio ritmo sin tener que esperar a que tus compañeros te alcancen.

Capacidad de conciliación

Unido a la carencia de unos horarios estrictos, este tipo de cursos favorecen su combinación con otras obligaciones que podamos tener, como un trabajo o responsabilidades de índole familiar.

Ahorro en costes

Los cursos en línea están al alcance de cualquier bolsillo. Al existir una gran variedad de cursos, se encuentra una disparidad de precios, habiendo incluso algunos portales que ofrecen cursos específicos completamente gratuitos.

Al carecer de los recursos propios de un curso presencial (docentes, materiales como manuales, etcétera) los costes en línea se ven reducidos. Además, también se reduce en otros costes añadidos como es el desplazamiento en coche o transporte público hasta el centro de estudios.

Comodidad

Estudiar desde casa implica que no te hace falta ni siquiera quitarte el pijama para ponerte a trabajar en el curso desde el sofá o la cama. Además, el hecho de realizar cursos online significa que puedes escuchar la lección grabada mientras te dedicas a hacer otras cosas, por lo cual ganas tiempo.

Docencia individualizada

Otra de las ventajas más importantes de la formación online es poder disponer de uno o varios tutores que respondan las dudas que puedan surgirte. Pese a que se asume que los cursos en línea son más impersonales que los presenciales, lo cierto es que siempre tendrás derecho a tutorías electrónicas y conferencias en línea, también conocidas como webinars.

Mayor interacción

La gran cantidad de herramientas existentes en este tipo de formación hace que sea posible una mayor interacción entre los distintos alumnos y entre los docentes y sus estudiantes. Además, los cursos online facilitan que alumnos tímidos o retraídos que no participarían nunca en clases presenciales, puedan participar sin sentir vergüenza en los chats, foros y videoconferencias. De esta manera, se ganan aptitudes en el trabajo colaborativo, una destreza cada vez mejor valorada en el mundo profesional.

Autodisciplina

Estudiar desde casa implica un grado de responsabilidad y disciplina muy alto. La perseverancia y la constancia es lo que hace que muchos alumnos, sin ser brillantes, consigan sus diplomas. Los cursos online son tan flexibles que muchas veces nos veremos tentados por sentarnos ante la tele, por lo que, si adoptamos una rutina de estudio, ganaremos en autonomía y autodisciplina.

Más de un curso a la vez

Dependiendo del nivel de exigencia del curso en el que te matricules, podrás realizar varios a la vez, lo cual servirá para aumentar tus competencias académicas de manera gradual. Es una de las ventajas de estos cursos sin limitación horaria.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *